HRW - Derechos humanos y opinión

Martes 5 de marzo de 2019 20:54:31
Nhan Dan-

En los últimos años, entre las organizaciones internacionales autoproclamadas “activistas por los derechos humanos”, sobresale el Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) como una dirección en que se producen de manera regular los argumentos tergiversadores y calumnias sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

En particular, en el caso de Vietnam, estos medios han sido utilizados por las fuerzas hostiles para realizar acciones de sabotaje. Los medios de comunicación y la opinión pública imparciales han revelado la intención de esta organización de usar el tema de derechos humanos como un pretexto para socavar los países que insisten en su propio camino de desarrollo sin depender de la influencia del Occidente.

Desde principios de 2019 hasta la fecha, las calumnias de HRW contra Vietnam han aumentado de modo disparatado, lo que se reflejó no solo en las declaraciones de algunos representantes de esta organización como su subdirector para Asia, Phil Robertson, y la directora de HRW en Japón, Kanae Doi, sino también en sus reportes y comunicados difundidos.

Un ejemplo de ello es el Informe Mundial 2019 de HRW publicado el 17 de enero del presente año, el cual se basó en las informaciones tergiversadas y la animadversión para proferir evaluaciones infundadas sobre la situación de los derechos humanos en Vietnam, con el propósito de calumniar e intervenir en los asuntos internos del país sudeste asiático.

El primero de febrero de 2019, esta agrupación acusó a Vietnam de “haber mostrado una imagen retorcida sobre la situación de los derechos humanos en el informe nacional sometido el 22 de enero al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas". Numerosas organizaciones y medios de comunicación hostiles a Vietnam se basaron en dichos argumentos para difamar al país indochino.

Desde su fundación en 1978 hasta la fecha, HRW ha sido sujeto de fuertes críticas de la opinión pública internacional en repetidas veces. Algunas afirmaron que esta organización no indagó a fondo las informaciones por lo que emitió valoraciones incorrectas, falsas y parciales que aprovechan el tema ideológico y opiniones injustas contra algunos países, además de usar fondos de origen nebuloso.

Recientemente, el 18 de enero, después de que esta organización publicara su Informe Mundial 2019, el diario alemán NachDenkSeiten respondió de manera inmediata con un artículo titulado “Human Right Watch: Derechos humanos y opinión” del periodista T.Riegel, el cual desveló las difamaciones y propósitos viles de esa organización. A continuación, se encuentran algunos párrafos relativos para ofrecer a los lectores una mejor comprensión al respecto.

El periodista alemán inició su artículo expresando: “HRW publicó recientemente su Informe Mundial 2019 en el cual continúa capitalizando en los derechos humanos y actuando con doble moral para orientar la opinión en contra de los países que son rivales de Occidente. El comienzo del texto coincide principalmente con los argumentos de los medios de comunicación importantes del Occidente que se autoproclaman defensores del liberalismo económico frente a los populistas”. Dedicó algunas palabras para criticar a los países occidentales, pero con una retórica muy poco contundente.

En especial, aplicó HRW en su documento un principio, según el cual si se consideran los crímenes de diferentes grados por igual, beneficiarían al infractor de crimen de mayor severidad. Adicionalmente, en el caso de Alemania, HRW se enfocó en los asuntos políticos internos mientras a otros países les criticó sus políticas exteriores, a favor del liberalismo económico.

Se trata de una estrategia política occidental, según la cual, muchos de los crímenes muy graves causados por las guerras geopolíticas y por los acuerdos comerciales firmados de forma forzosa son perpetrados fuera de los países desarrollados. En este sentido, se cuestiona qué ha pasado en esas naciones víctimas de estos crímenes? Cómo les afectan las armas, las estrategias geopolíticas y los tratados comerciales injustos de Occidente?. Estas dudas no han sido despejadas debidamente por este autodenominado observatorio de derechos humanos.

Siguió mostrando su opinión el periodista alemán en su crónica que esta organización es utilizada por los medios de comunicación occidental como una de sus estrategias para alabarse, usando las voces presumiblemente terceras, supuestamente independientes como Reporteros sin Fronteras (RSF), Amnistía Internacional (AI) y El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR por sus siglas en inglés).

En este sentido, Al es un caso ejemplar de esta estrategia. Esta agrupación realizó en 2012 una campaña destinada a "difundir de manera agresiva los derechos humanos" a través de la divulgación de carteles de propaganda a favor de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Respecto a la migración, HRW también siguió solo a las informaciones difundidas por la prensa occidental, agravando la complejidad de la situación. Bastan con los argumentos de esta organización sobre Siria, aunque son muy sospechosos y basados en falsedades, para montar una campaña de desinformación agresiva lanzada contra Siria y Rusia. Al igual que en el Informe publicado en 2017, HRW intentó dar evidencias (inexistentes) sobre el uso de armas químicas en la ciudad siria de Chan Sheikhu. Sin embargo, el documento se apoyó sobre un fundamento sospechoso, como señaló la Televisión estatal de Rusia RT: "Antes de todo, HRW no realizó una investigación in situ."

Los análisis de HRW tomaron como base los materiales fotográficos proporcionados por White Helmets, una organización vinculada a Al-Qaeda y patrocinada por el Occidente. Los testigos más importantes mencionados en el informe pertenecen a una organización patrocinadora muy sospechosa". En un informe fechado el 24 de febrero de 2015, HRW declaró sin fundamento verídico que el gobierno de Assad empleó bombas de racimo contra la población civil.

Como prueba, publicó fotos de una zona destruida en la ciudad siria de Dara, las cuales se descubrieron ser falsificadas por haber usado imágenes de las ruinas en la ciudad de Kobane. Esta organización ha mostrado, desde el 2013, su respaldo a la estrategia del Occidente contra Siria a través de la crítica de las resoluciones de las Naciones Unidas y la exigencia de la "justicia para las víctimas del ataque con gases venenosos".

En cuanto a la actitud y argumentos hechos por HRW con respecto a Rusia, el periodista comentó: Bajo el título: "Rusia: un año sombrío para los derechos humanos", HRW escribió: "El gobierno ruso ha reducido de manera incesante el espacio para las discrepancias pacíficas, la oposición política y las iniciativas de los ciudadanos rusos en 2018", y muchos "defensores de los derechos humanos, activistas pro derechos civiles, abogados, activistas de la oposición y ciudadanos deben pagar un precio por “no haber cumplido con la agenda política planeada por el gobierno".

El Informe Mundial 2019 de HRW escandalizó además la política exterior de Rusia, sin embargo, se abstuvo al hablar de Alemania. Las “palabras de condena” expresadas en diversos grados se mencionan a lo largo del texto, el cual dedicó solo cerca de cuatro mil palabras para hablar de Alemania frente a casi 20 mil palabras dirigidas a Rusia. El punto de vista erróneo de HRW sobre Siria y Rusia se evidencia (que luego fue retransmitido por los grandes medios de comunicación occidental): "Rusia sigue desempeñando un papel militar importante en apoyo al gobierno sirio en los ataques contra áreas antigubernamentales, donde las escuelas, los hospitales y la infraestructura civil fueron indiscriminadamente atacados".

He aquí otro dato ficticio de esta organización: “En las operaciones militares llevadas a cabo en febrero pasado para recuperar el control de Gouta Oriental, las fuerzas militares sirio-rusas utilizaron bombas de racimo y bombas de napalm, que fueron prohibidas y restringidas por la ley internacional en zonas de población civil”.

Y una conclusión mentirosa “Gracias a la indiferencia de los autócratas en la defensa de los derechos humanos, los tiranos se pueden escapar fácilmente después de una serie de acciones bárbaras. Esto es cierto en la guerra de Siria contra los grupos opuestos”.

Algunas partes del Informe de HWR de 2019 también fueron escritas de forma arbitraria y no resulta difícil reconocer su fuente directa que proviene de los gobiernos de algunos países que implementan campañas anti-rusas, las cuales ciertamente serán usadas para difamar a Rusia, como: "Rusia continúa utilizando su veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para evitar la responsabilidad de Siria de sus crímenes".

He aquí otro argumento tergiversado: “Después del ataque químico realizado en abril contra Douma que cobró la vida de decenas de personas, Rusia votó en contra de una resolución de la ONU sobre la necesidad de abrir una nueva investigación sobre el uso de armas químicas en Siria. En febrero, esa nación bloqueó una resolución propuesta por esta mayor organización internacional acerca del cese al fuego que permite la asistencia humanitaria a la zona de Ghouta oriental. Con esta, ya son doce las veces que Rusia ha vetado para proteger a Siria de la condena y la presión internacional y este derecho fue utilizado seis veces por ese país en la cuestión del uso de armas químicas".

En sus conclusiones sobre HRW, y también para finalizar el artículo, el autor alemán opinó: "El efecto que produce el informe de HRW en el sistema de comunicación, aunque es limitado, a largo plazo servirá de intriga política como una "evidencia" contra los oponentes, como lo hizo Reporteros sin Fronteras (RSF) a través de la publicación de la clasificación mundial de la libertad de prensa. Por ello, en caso necesario, el texto completo será copiado por muchos medios sin ser verificado, y por lo tanto, HRW ha desempeñado un papel similar al de una agencia de noticias”.

Cabe mencionar que el editor principal y también autor del artículo "HRW: derechos humanos y opinión", publicado en la página web alemana NachDenkSeiten es el economista, periodista y expolítico A. Müller, quien fue miembro del Partido Socialdemócrata de Alemania, congresista del Parlamento alemán entre el 1987 y el 1994 y también director de Planificación de la Oficina del Primer Ministro Federal bajo los gobiernos de W.Brandt y H.Schmidt. Con tales cargos asumidos, el también coeditor de la crónica entendió e identificó claramente el propósito así como la naturaleza de HRW. De acuerdo con lo analizado anteriormente, se puede ver que esta organización nació no por los derechos humanos sino como una herramienta para servir a las fuerzas oscuras.

Lam Son