Nhan Dan-

El segundo día del Año Nuevo Lunar (Tet), el aguacero cesó en Hanói y dejó a la capital vietnamita en una ola de frío, lo que permitió a los habitantes y turistas recorrer sitios históricos y zonas recreativas de la ciudad para celebrar esa mayor festividad tradicional.