Combatir unidos en dos frentes

Jueves 23 de abril de 2020 16:34:39
Nhan Dan-

En un contexto en que las economías se vean seriamente estancadas debido a los impactos negativos de la pandemia de Covid-19, ¿cómo se recuperará la economía global? Esa es una de las principales preocupaciones en la actualidad. Lo analistas hacen repetidamente pronósticos oscuros sobre las perspectivas económicas mundiales.

El panorama económico mundial es cada vez más sombrío debido a la propagación de la epidemia. En su último informe, el Fondo Monetario Internacional (FMI) informó que el crecimiento económico global podría contraer tres por ciento en 2020, lo que conllevaría a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión en la década de 1930. Según el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo, las transacciones comerciales mundiales este año experimentarán un descenso de entre el 13 por ciento y el 32 por ciento.

El Covid-19 está devastando y dejando graves consecuencias para las mayores economías del mundo. El presidente de la Reserva Federal (FED) de Nueva York, John Williams, advirtió que la economía de los Estados Unidos necesitará uno o dos años como mínimo para recuperarse. Las pequeñas empresas estadounidenses podrían necesitar hasta 500 mil millones de dólares al mes para garantizar su supervivencia ante la crisis del coronavirus.

En el caso de China, según la Oficina Nacional de Estadísticas, el Producto Interno Bruto (PIB) menguó en un 6,8 por ciento en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período del año pasado. De acuerdo con las previsiones del FMI, la economía del gigante asiático solo crecerá 1,2 por ciento en 2020.

La situación económica europea también atraviesa contratiempos sin precedentes cuando todos países de este continente se han visto afectados por la epidemia de Covid-19. El FMI predijo que el crecimiento de Alemania, considerada el motor económico de Europa, se reducirá un 7,5 por ciento en 2020. El Bundesbank, el banco central alemán reconoció que la economía de esta nación europea está en una recesión severa y es poco probable que la recuperación sea rápida.

En los últimos días, los países introdujieron una serie de paquetes de estímulo económico como reducir las tasas de interés e incluso dar dinero en efectivo a la gente. En los Estados Unidos, el gobierno lanzó el Programa de Protección de Pago de Cheques con un valor de 350 mil millones de dólares destinado a ayudar a las pequeñas empresas afectadas por la pandemia. Aunque este país norteamericano es actualmente el punto más caliente de la enfermedad en el mundo, el presidente estadounidense, Donald Trump confirmó que pronto lo reabrirá con un plan de tres fases para reactivar la economía.

En China, según informó la Agencia de Noticias Xinhua, el gobierno implementará medidas para apoyar las pequeñas y medianas empresas a través de la reducción de las tasas de interés y de las provisiones bancarias.

En Europa, según el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea (UE) Paolo Gentiloni, los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona (Eurogrupo) han aprobado un paquete de ayuda financiera por valor de 500 mil millones de euros dedicado a apoyar el sector sanitario y las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, los economistas evaluaron que las estrategias antes mencionadas no bastan para sacar a las economías de la recesión y ni siquiera es la solución integral que ayudaría a la economía mundial a volver a crecer. El director del Departamento de Asia-Pacifico del FMI, Chang Yong Rhee, recalcó que los países asiáticos deben aprovechar al máximo todas las herramientas y políticas para responder a tan difícil situación. En el futuro inmediato es necesario centrarse en prevenir la quiebra de las pequeñas empresas, así como el fuerte aumento de la tasa de desempleo. Las economías emergentes también deben buscar el apoyo financiero de las instituciones multilaterales y aplicar medidas de control para hacer frente a la interrupción de los flujos de capital provocada por los impactos de la pandemia.

Una de las cuestiones que más preocupan hoy a los analistas y los gobiernos es cómo se recuperará la economía mundial en el período post-epidémico. Esta pregunta actualmente no tiene respuesta, porque la perspectiva de crecimiento económico depende de la evolución de la enfermedad. Si el mundo logra derrotar rápidamente la pandemia o encontrar una vacuna para tratar el Covid-19, los países podrían impulsar el crecimiento económico. De lo contrario, se prolongará el "coma profundo" en que están sumidas muchas economías.

Actualmente, algunos países decidieron relajar las medidas de distanciamiento social o reabrir su economía, pero si la enfermedad no se controla estrictamente, el mundo enfrentará grandes riesgos. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), si se continuaran aplicando medidas de contención, sus estados miembros sufrirán cada mes una diminución de dos puntos porcentuales en el crecimiento del PIB.

La única solución para salvar la economía global en el contexto actual es la unidad y cooperación de todos países, tanto en el enfrentamiento al Covid-19 como en el proceso de la recuperación económica. Ninguna nación puede ganar si libra sola estos dos combates.

Nguyen Khoi