Expectativas generales

Viernes 28 de junio de 2019 14:20:15
Nhan Dan-

Los dirigentes de los países miembros del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes del mundo (G20), junto con las naciones invitadas y organizaciones internacionales importantes, se reúnen el 28 de junio en la ciudad japonesa de Osaka, con el objetivo de afirmar la importancia del comercio libre y equitativo, así como promover la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La Cumbre de este año se llevó a cabo en medio de la desaceleración económica mundial y los riesgos potenciales debido a las disputas comerciales, incluida la tensión entre Estados Unidos y China.

El tema predominante en la agenda del evento fue la tendencia creciente de las medidas de proteccionismo comercial. Además, la competencia geopolítica global planteó desafíos a los países miembros del G20, el cual se considera la locomotora de la economía mundial.

Desde la reunión a nivel ministerial efectuada a principios del año, el G20 había emitido señales no homogéneas sobre el compromiso de anti-proteccionismo. En la Cumbre de 2018, celebrada en la capital argentina Buenos Aires, este bloque no había podido comprometerse al respecto, debido a la oposición de Washington.

De acuerdo con la agenda, la reforma de la OMC también formó parte de los temas de discusión de la cumbre. Poco antes, los países miembros mencionaron por primera vez este tema a fin de reformar el mecanismo de solución de las diferencias comerciales de la OMC, en la Reunión Ministerial de Comercio y Economía Digital, efectuada en junio del presente año.

Japón, nación anfitriona de la Cumbre, propuso reformar la OMC, incluida la celebración de diálogos periódicos entre los miembros de esta institución y del Órgano de Apelación del OMC. Debido a los diferentes puntos de vista entre las economías miembros del grupo sobre el mandato, el nombramiento y la reelección de los miembros del Órgano de Apelación, el G20 tuvo problemas para elaborar el borrador de los documentos conjuntos.

Sin embargo, desde la premisa presentada en la Cumbre de Buenos Aires, en la que el comercio y la inversión son una importante fuerza motriz del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo, se esperaba que el encuentro en Osaka marcara un avance en la determinación de prioridades específicas para la reforma, incluida la mejora de transparencia del mecanismo para solucionar las controversias de la OMC.

La Cumbre del G20, centrada inicialmente en los asuntos económicos, comerciales y financieros del mundo, se ha convertido en los últimos años en un foro donde se debaten incluso los temas que marcan la agenda política internacional.

Japón identificó las cuestiones clave existentes para la Cumbre de este año que incluyen promoción del crecimiento económico y reducción del desequilibrio, desarrollo de infraestructuras, mejora del sistema de atención sanitaria; asuntos globales como la respuesta al cambio climático, los residuos plásticos y la economía digital, así como los desafíos demográficos como la población envejecida y la desigualdad de género.

Junto con los debates sobre los asuntos globales, las actividades al margen de la Cumbre en Osaka también lograron el interés de la comunidad internacional. Uno de los eventos más esperados fue el encuentro previsto entre el presidente de China, Xi Jinping, y su similar de Estados Unidos, Donald Trump.

Según el Fondo Monetario Internacional, los aranceles de "represalia" impuestos por Estados Unidos y China a los bienes de cada uno pueden ralentizar el crecimiento económico mundial en un 0,5 por ciento, lo que equivale a 455 mil millones de dólares.

Por tal razón, la comunidad internacional esperaba cambios positivos que puedan "aliviar" la creciente tensión entre las dos mayores economías del mundo.

No es fácil encontrar una voz común entre los países miembros del G20 en medio de los desenvolvimientos complicados de la economía internacional. Por ello, la Cumbre en Japón es una ocasión para que las naciones miembros de este bloque reiteraran su responsabilidad y papel como una de las economías líderes a escala global, cumpliendo las expectativas generales del público mundial.