Multiplican las fuerzas para defender la Patria en nueva coyuntura

Domingo 22 de diciembre de 2019 16:05:35Multiplican las fuerzas para defender la Patria en nueva coyuntura

(Fotografía: Nhan Dan)

Nhan Dan-

Hoy, todo el Partido, el pueblo y el ejército conmemoran el 30 aniversario del Día de la Defensa Nacional y el 75 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Vietnam. Estas efemérides se celebran en un contexto de numerosas actividades de emulación a lo largo del país para festejar la llegada de la primavera y la fundación del Partido Comunista, hacia una implementación exitosa de las resoluciones del XII Congreso Nacional de esa organización política.

Al repasar el glorioso trayecto histórico durante estos 75 años, bajo el liderazgo del Partido, las enseñanzas del presidente Ho Chi Minh, así como el cobijo del pueblo, cabe decir que el Ejército Popular de Vietnam heredó y promovió el espíritu patriótico y el arte militar de la nación para imponerse a las penurias de la guerra, superar a cualquier precio las adversidades y luchar sin tregua junto a sus compatriotas. Consiguió tomar el control del Gobierno, derrotar al colonialismo francés y la invasión estadounidense, culminar la independencia y la liberación nacional, defender firmemente la Patria socialista y cumplir misiones internacionales.

A través del período de construcción y salvaguardia nacional, esa fuerza siempre mantiene en alto el espíritu de vigilancia revolucionaria, dispuesta a aplastar cualquier conspiración y violación de la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la Patria.

Las hazañas y heroicas tradiciones del Ejército Popular de Vietnam trazan una ilustre trayectoria en la que se inscriben los grandes triunfos de la revolución en los tiempos de Ho Chi Minh y en la época posterior, contentivos de profundos valores que marcan toda una época y son motivo de admiración y respeto por parte de la comunidad internacional.

A fin de reconocer esas tradiciones y de propiciar la participación del pueblo en la noble misión de preservar la soberanía del país y sus avances económicos y sociales, el 17 de octubre de 1989, el Secretariado del Comité Central del Partido (mandato VI) emitió la Directiva 381-CT/TW, mediante la cual declaró al 22 de diciembre, fecha de fundación del Ejército Popular de Vietnam, como Día de la Defensa Nacional.

Esa decisión es un intrínseco reconocimiento a los principios y la cultura de defensa nacional asentados durante los tiempos de Ho Chi Minh, y contribuyó a reforzar el potencial político-espiritual, un elemento clave en la construcción de una defensa nacional del pueblo, por y para el pueblo.

Al mismo tiempo, mostró el punto de vista consistente del Partido y el Estado vietnamitas de que ese trabajo constituye la causa revolucionaria de todo el Partido, el pueblo, las fuerzas armadas y todo el sistema político, con el Ejército Popular como fuerza núcleo.

Entre las tareas de la defensa nacional no solo figura salvaguardar sólidamente la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la Patria, sino también proteger al Partido, el pueblo y el socialismo; mantener la paz, la estabilidad política, la seguridad nacional y el orden social, además de enfrentar resueltamente las conspiraciones y acciones de las fuerzas hostiles que pretenden socavar la empresa revolucionaria del pueblo vietnamita.

La ciudadanía debe ser el sujeto de la defensa nacional, pues cada ciudadano y organización sociopolítica tiene la responsabilidad y la obligación de unirse a la construcción de una defensa nacional fuerte en todos los aspectos.

A 30 años de su primera celebración, el Día de la Defensa Nacional coadyuva a fomentar el rol del Partido, el pueblo, el ejército y de todo el sistema político en esa misión y consolida a las fuerzas armadas populares. Se trata de una fiesta única, jamás vista en la historia del país, que satisface las aspiraciones del ciudadano común y revela la creatividad del Partido a la hora de movilizar todas las fuerzas de la nación en defensa de la Patria.

Numerosos logros fueron alcanzados como fruto de ese proceso, a saber: mantener incólumes la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial; frustrar cualquier conspiración y sabotaje de las fuerzas hostiles; garantizar un entorno pacífico y estable para el desarrollo nacional con orientación socialista, en aras de elevar la posición y el prestigio de Vietnam en la palestra internacional.

El Día de la Defensa Nacional se ha convertido en un festejo de todo el país, en el cual se enaltecen la tradición de lucha por la salvaguardia nacional, las proezas y las imágenes de los ‘Soldados del Tío Ho’. Simboliza la voluntad unánime del pueblo vietnamita, la fuerza de la gran unidad nacional y la determinación de proteger la Patria socialista y consolidar una firme defensa nacional.

En medio de una compleja coyuntura regional y mundial, marcada por la agudización de los conflictos entre las grandes potencias y disputas territoriales como las del Mar del Este, los riesgos son impredecibles. En Vietnam, las fuerzas hostiles y reaccionarias recurren a maniobras cada vez más sofisticadas, como la teoría de la ‘Evolución Pacífica’, para atentar contra la revolución. Al mismo tiempo, el país debe enfrentar dificultades tan serias como los desastres naturales y la contaminación medioambiental.

Tales circunstancias exigen al Ejército mantiene permanentemente la guardia en alto, entrenarse mejor y elevar su firmeza política y capacidad profesional, así como participar activamente en actividades de mantenimiento de la paz y aquellas de búsqueda y rescate.

La conmemoración del 30 aniversario del Día de la Defensa Nacional y del 75 del establecimiento del Ejército Popular de Vietnam es una ocasión propicia para repasar la historia gloriosa y las hazañas cumplidas por esa fuerza militar junto al pueblo vietnamita.

Esas celebraciones vigorizan el orgullo y la autoestima nacional, promueven el heroísmo revolucionario, así como refuerzan la fidelidad a la Patria y el socialismo, la voluntad indomable y la resiliencia para vencer cualquier dificultad.

También mantienen en alto el espíritu de vigilancia e incentivan los esfuerzos en la construcción de la defensa nacional en su indisoluble asociación con la seguridad del pueblo, como parte de un proceso de edificación de un Ejército ‘revolucionario, formal, diestro, paso a paso más moderno’.

Cada acción en ese sentido contribuye a multiplicar las fuerzas para proteger a la Patria en la nueva coyuntura y crear un ambiente de desarrollo nacional basado en la paz y la estabilidad.

Nhan Dan