Gritería irracional y descarada

Martes 11 de febrero de 2020 00:06:28
Nhan Dan-

"No quieren que Vietnam se desarrolle", esa es la percepción común ante la ruidosa protesta de algunas organizaciones e individuos contra la firma del Acuerdo de Libre Comercio (EVFTA) y el Acuerdo de Protección de Inversiones (EVIPA) entre la Unión Europea (UE) y Vietnam.

En lugar de enfrentar la verdad, estas organizaciones e individuos juegan la carta de los "derechos humanos" para calumniar al Estado vietnamita de una manera desvergonzada y así, pretender entorpecer la expansión de las relaciones económicas de Vietnam, a pesar de los beneficios concretos que tales relaciones podrían generar para el pueblo vietnamita y crear más premisas para la perfección y el desarrollo de los derechos humanos en la sociedad.

El EVFTA y el EVIPA fueron firmados por representantes del Gobierno vietnamita y la UE en junio de 2019. El pasado 21 de junio, la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo (INTA) votó a favor de una resolución pidiendo al Parlamento Europeo (PE) aprobar ambos documentos. En febrero de 2020, en una reunión en Francia, el PE procederá a la ratificación de estos dos acuerdos. De ser ratificados, el EVFTA entrará en vigor oficialmente, mientras que el EVIPA tomará efecto un poco más tarde porque necesita la aprobación de cada uno de los miembros de la UE. Los acuerdos son el resultado de diez años de arduo trabajo del Gobierno vietnamita y la UE, desde acordar iniciar las negociaciones, anunciarlas y finalizarlas, así como realizar una revisión legal para la preparación y firma del EVFTA hasta llegar a un consenso sobre la división del mismo en dos acuerdos separados que son el EVFTA con el contenido recientemente firmado y el EVIPA sobre la protección de inversiones y la solución de litigios en materia de inversión; finalizar la revisión legal del EVFTA, acordar el contenido del EVIPA, terminar la revisión legal del mismo, dar el visto bueno oficialmente a los dos textos, y aprobar la autorización de la firma de los acuerdos.

Por parte de Vietnam, en aras de cumplir con los requisitos para la firma de los acuerdos, el Gobierno ha adoptado pasos importantes y necesarios que los socios internacionales valoran altamente.

Amfori (una asociación que representa a importadores, minoristas y marcas, predominantemente de ropa y calzado) dijo que Vietnam ha obtenido avances significativos en noviembre de 2019 con la ratificación del Código Laboral enmendado, permitiendo la libertad de asociación y el derecho de sindicación. El jefe de la asociación se mostró contento de ver que los miembros (del PE) reconocieron abrumadoramente la importancia de este acuerdo, tanto para la UE como para Vietnam, y el progreso significativo que el país ha logrado en materia de derechos humanos.

La comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, dijo después de la firma de los acuerdos en Hanói que esta es un hito importante, demostrando la voluntad de una cooperación duradera entre las dos partes. Ella cree que la implementación del acuerdo traerá beneficios para los consumidores y las empresas de Vietnam y la UE, ya que el 99% de las líneas impositivas se eliminarán gradualmente. Además de beneficiar el comercio de bienes, el documento también promoverá las inversiones de ambas partes. Cuanto antes se ratifiquen los acuerdos, mayor será el beneficio que aportará a los trabajadores y consumidores. La firma envió una señal clara al mundo en medio del surgimiento del proteccionismo. La UE espera que sea esta la base para la cooperación entre las dos partes y la creciente integración regional. Con las ventajas y la diversidad de ambas partes, se espera que el acuerdo maximice el beneficio y el crecimiento de las mismas.

Esas son ideas responsables y precisas porque la firma del EVFTA y el EVIPA no solo responde a la cooperación para el desarrollo entre Vietnam y la UE, sino también una prueba de la tendencia positiva del mundo de hoy, que es la cooperación para el beneficio mutuo, contribuyendo a desarrollo sostenible, para un mundo pacífico, estable y desarrollado.

De acuerdo con el artículo titulado "Visión general sobre el EVFTA y el EVIPA" publicado en el sitio web: evfta.moit.gov.vn del Ministerio de Industria de Comercio de Vietnam, EVFTA aumentará el volumen de exportación de Vietnam a la UE en un 20% para 2020; un 42.7% para 2025 y un 44.37% para 2030. Al mismo tiempo, la importación desde la UE aumentará, aunque a un ritmo más lento en comparación con la exportación, en un 15.28% para 2020; un 33,06% para 2025 y un 36,7% para 2030. Además, los compromisos sobre servicios - inversión, contratación pública, así como las estipulaciones sobre la apertura del mercado y las barreras técnicas en algunos sectores concretos crearán oportunidades para que las empresas, los bienes y los servicios europeos accedan al mercado vietnamita de cien millones de personas con facilidad, al mismo tiempo que los consumidores vietnamitas tengan acceso a productos y servicios de alta calidad de la UE, incluidos productos farmacéuticos, atención médica, desarrollo de infraestructuras y transporte público.

La firma de EVFTA y EVIPA entre Vietnam y la UE traerá beneficios prácticos, dará paso a la cooperación integral, amplia y cada vez mayor entre las dos partes, y ejercerá una influencia positiva en la economía vietnamita, contribuyendo a movilizar los recursos, aprovechar los potenciales, crear empleos y elevar el nivel de vida. El resultado combinado de estos factores será un mayor desarrollo para el país y la mejora en el nivel de vida del pueblo. Sin embargo, no está dentro del deseo y la expectativa de algunas fuerzas hostiles así como organizaciones e individuos de mala voluntad hacia Vietnam. En los últimos años, la realidad ha demostrado que cada vez que se produce un acontecimiento positivo en las relaciones exteriores de Vietnam, entonces, como un instinto permanente, estas personas inmediatamente protestan, vociferan y al mismo tiempo encuentran todos los medios posibles para sabotear y entorpecer. Con respecto a la firma del EVFTA y el EVIPA, con la estrecha coordinación de aquellos dentro de Vietnam y los que residen en el extranjero, se apresuraron a protestar. Sobre la base de los argumentos que son, por naturaleza, inventados y de difamación, calumnian a Vietnam en materia de derechos humanos. Se unen al coro para firmar una "carta abierta" pidiendo a las personalidades responsables de la UE que "pospongan la ratificación hasta que el Gobierno vietnamita cumpla con las demandas sobre los derechos humanos". Sin tener en cuenta el hecho de que los logros de Vietnam en materia de derechos humanos han sido muy elogiados por la opinión mundial, estos comparecen en "audiencias" y participan en seminarios para repetir los argumentos que van en contra de las ideas de quienes defienden los derechos humanos, de aquellos a quienes realmente les importa el bienestar de sus compatriotas.

Peor aún, a través de la llamada "carta al Parlamento Europeo" del 4 de febrero de 2020, culparon a la "mayoría" de miembros de la INTA por "ignorar los compromisos establecidos por muchas organizaciones no gubernamentales internacionales y vietnamitas". Con tales dementes actos de protesta, sin tener en cuenta la moral y la ética, revelan su propia mala voluntad y oscuras intenciones políticas de estar dispuestos a pisotear y despreciar los intereses de los trabajadores vietnamitas.

Con la firma del EVFTA y el EVIPA, los productos vietnamitas deben mejorarse en términos de calidad para cumplir con los altos estándares de los socios europeos. Esto obligaría a las empresas vietnamitas a preocuparse por el modo de producción y la calidad de los bienes. Cuantas más exportaciones de Vietnam, mejor será la vida de los trabajadores vietnamitas, se desarrollará el potencial de todos los aspectos del país y se mejorarán las instalaciones para la construcción y defensa de la Patria.

Por eso, no es sorprendente cuando se mira la lista de organizaciones e individuos que protestan contra la firma del EVFTA y el EVIPA. Esos no son nombres extraños sino organizaciones e individuos que llevan años protestando contra cualquier relación internacional favorable a los intereses de Vietnam y que aumenta el prestigio del país, criticando descaradamente cualquier opinión que alaba los logros de Vietnam. Son rostros arcaicos con mala voluntad, como Human Rights Watch (HRW) con su difamación e incitación hacia los miembros del PE, que se evidencia a través de la entrevista con Claudio Francavilla, oficial de HRW de la UE en RFA (Radio Free Asia) el 7 de febrero de 2020. Junto con HRW, hay un fardo de organizaciones que se afirman a sí mismas como activistas de derechos humanos pero que en realidad no hacen nada por los derechos humanos y solo existen en Internet tales como VETO (red de defensores de derechos humanos), Tierra Madre (pertenecía a la llamada Iglesia Budista Unificada), BPSOS (Comité de Salvamentos Marinos que organizó la firma colectiva de una carta de petición al Gobierno de los Estados Unidos pero su intento fracasó miserablemente), CRFV (Comité para la Libertad Religiosa de Vietnam). Especialmente, para sabotear a Vietnam, estas organizaciones se alían con organizaciones terroristas como Viet Tan y VOICE (un brazo de Viet Tan).

Los individuos que protestan son los mismos de siempre, los firmantes de documentos difamadores contra el Estado vietnamita en términos de derechos humanos.

El desarrollo económico para garantizar los intereses del pueblo se ha convertido en un objetivo fundamental e importante por el que el Partido y el Estado vietnamita siempre han luchado. Al garantizar los intereses del pueblo, se mejorarán los derechos humanos en Vietnam. Los logros en materia de derechos humanos, posibles gracias al desarrollo económico, refutarían y expondrían los argumentos hostiles ante la opinión pública, convirtiéndolos en clichés ridículos. Es por eso que las fuerzas hostiles tienen que politizar las relaciones económicas exteriores de Vietnam, presionando a los socios del país indochino para que atiendan a sus afirmaciones irracionales. El desvergonzado zumbido que han creado en torno a la firma de EVFTA y EVIPA entre Vietnam y la UE es la evidencia vívida que muestra que esas organizaciones e individuos no se preocupan por los derechos humanos y solo desean el subdesarrollo de la nación indochina. Intentan por todos los medios, inventan todas las peores artimañas para sabotear todas las relaciones que son beneficiosas para el país y el pueblo. Su único deseo es ver a Vietnam en el atraso y a los vietnamitas en la pobreza para obtener su miserable ganancia. Y sus artimañas merecen estar expuestas a las opiniones públicas y ser condenadas.

Para cosechar los efectos positivos del EVFTA y el EVIPA una vez que estos dos acuerdos hayan sido ratificados por el PE, el Gobierno vietnamita y las agencias funcionales iniciarán el camino del cumplimiento de los compromisos con la UE en materia de comercio de bienes, exportaciones, inversión, contratación pública , indicaciones geográficas y las cláusulas de EVIPA. Hay mucho trabajo por hacer para el desarrollo sostenible del país, agregando más premisas para que los derechos humanos en Vietnam se perfeccionen y desarrollen.

Pham Nguyen