Brilla para siempre el principio ‘Cuando bebas agua, recuerda la fuente’

Sábado 27 de julio de 2019 19:21:38Brilla para siempre el principio ‘Cuando bebas agua, recuerda la fuente’

Una delegación de funcionarios en Ciudad Ho Chi Minh rinde homenaje ante un memorial local dedicado a los mártires de guerra. (Fotografía: hcmcpv.org.vn/Thanh Duy)

Nhan Dan-

La política de atención y preferencia para las personas con méritos revolucionarios constituye una tarea consistente y de primera importancia del Partido Comunista y el Estado de Vietnam.

El Presidente Ho Chi Minh firmó el 16 de febrero de 1947 el Decreto número 20/SL sobre el mecanismo de pensiones especiales para los soldados heridos, y prestaciones para los familiares de quienes se sacrificaron por la Patria.

Es considerado el primer documento legal que estipula políticas preferenciales dirigidas a los inválidos y mártires de guerra, a través del cual se reafirma la trascendencia de esa labor durante la lucha de resistencia por la liberación nacional.

Al mismo tiempo, refleja la esmerada y amplia atención del Partido y Estado a los veteranos discapacitados y enfermos, así como a las familias de los caídos en la guerra.

En junio de 1947, el líder vietnamita propuso al Gobierno seleccionar un día del año como el ‘Día Nacional de los Inválidos de Guerra’, el cual serviría como ocasión para expresar la gratitud y el afecto del pueblo vietnamita hacia este grupo.

Siguiendo esa directriz, en una conferencia efectuada en la provincia norvietnamita de Thai Nguyen, representantes de las instituciones y sectores a niveles central, regional y provincial, acordaron dedicar el 27 de julio de todos los años a dicha celebración, empezando desde esa fecha hasta 1955, cuando se cambió su nombre para el de Día Nacional de Inválidos y Mártires de Guerra.

A partir de ese momento, cada 27 de julio es un día de significado histórico, una bella celebración que forma parte de la cultura nacional.

Tal como lo deseaba el Presidente Ho Chi Minh: “El 27 de julio es un día de conmemoración. Cada vez que llega, los patriotas vietnamitas rinden un homenaje cada vez mayor a los inválidos de guerra, a las familias de los soldados caídos, y a los anónimos héroes quienes, o sacrificaron su vida, o contribuyeron con sangre a la gran resistencia de nuestra nación…”.

Durante su vida, el padre de la nación vietnamita siempre prestó una especial atención a los inválidos y mártires de guerra, lo que se manifestó de manera consistente, específica y práctica en sus discursos, artículos y acciones.

Entre varias tareas subrayadas en su testamento, escribió que “primero viene el trabajo con la gente”, y, ante todo, con los veteranos y familiares de los mártires. Incluso se refirió a cada grupo de beneficiarios.

A los contribuyentes de la revolución, incluidos funcionarios, soldados, integrantes de la milicia de autodefensa, guerrilleros, jóvenes voluntarios, entre otros, el Partido, el Gobierno y el pueblo deben, por todos los medios, proveerles viviendas dignas y organizarles clases de formación vocacional adecuadas, para que puedan ganarse la vida con sus propios esfuerzos.

Cada localidad ha de construir un memorial en honor al sacrificio de los mártires, para desarrollar y fortalecer el espíritu patriótico entre las nuevas generaciones.

En los casos de los padres, esposas e hijos de los inválidos y difuntos de guerra, que no tengan plena capacidad laboral y enfrenten una situación económica difícil, las autoridades locales, junto con las cooperativas agrícolas si se tratase de áreas rurales, tienen que ayudarlos a encontrar un empleo apropiado, sin permitir que sufran carencias ni pasen hambre.

Tal pensamiento humanístico, los puntos de vista y acciones consistentes del Presidente Ho Chi Minh en el trabajo dirigido a honrar a los inválidos y mártires de guerra, han sido heredados, promovidos y especificados por el Partido y el Estado a través de numerosos programas, políticas y leyes actuales, para apoyar a los veteranos y familias de mártires.

A medida que el país entra en un período de renovación, se concede gran importancia a las políticas preferenciales para personas con méritos revolucionarios.

El marco legal relacionado con este tema se perfecciona cada vez más. Los criterios de clasificación como beneficiario de este mecanismo se han ampliado, y las políticas se van mejorando en coherencia con la garantía de la equidad y el consenso social.

Gracias a la atención profunda del Partido y el Estado, las condiciones favorables del sistema político y los esfuerzos propios, las personas con méritos revolucionarios gozan de una vida cada vez mejor, tanto en lo material como en lo espiritual.

Hasta la fecha, más del 98,5 por ciento de esas familias tienen un nivel de vida igual o superior al promedio registrado en su zona residencial.

Las actividades tales como la construcción de casas de caridad, la entrega de libretas de ahorro, el cuidado a las Madres Heroicas Vietnamitas, la búsqueda de restos de los mártires, así como la restauración de cementerios y memoriales dedicados a los mismos, atraen una participación cada vez mayor de toda la sociedad, lo cual parte del pensamiento humanístico del Presidente Ho Chi Minh.

Tales resultados logrados tienen un significado de fundamental importancia, y reflejan el afecto, la responsabilidad, el agradecimiento y la atención especial de todo el Partido, pueblo y ejército hacia los que entregaron su sangre y sacrificaron hasta su vida, por la Patria.

El 72o aniversario del Día Nacional de los Inválidos y Mártires este año coincide con la celebración de varias actividades dirigidas a festejar los 50 años del cumplimiento del Testamento del Presidente Ho Chi Minh.

En esta ocasión, cada vietnamita entiende aún mejor el principio ‘Uong nuoc nho nguon’ (Cuando bebas agua, recuerda la fuente) que dejó plasmado como enseñanza el querido líder en ese documento.

Ese pensamiento refuerza la gran unidad nacional y el inquebrantable espíritu patriótico entre las generaciones de los descendientes de Lac Hong, origen legendario de la nación.

Al mismo tiempo, sirve como orientación para impulsar y elevar la eficacia de las actividades para rendir tributo a las personas con méritos, siguiendo la filosofía tradicional de ser agradecido por el trabajo y el sacrificio de los ancestros.

¡Se trata de un sentimiento de afecto, pero también es una responsabilidad sagrada de todos los vietnamitas!

Nhan Dan