Promover el espíritu de la Revolución de Agosto en la construcción y defensa de la Patria

Lunes 19 de agosto de 2019 19:09:26Promover el espíritu de la Revolución de Agosto en la construcción y defensa de la Patria

El mitin lanzado el 19 de agosto de 1945 por la Liga para la Independencia de Vietnam (Viet Minh), para llamar al levantamiento y toma de control del Gobierno. (Fotografía: Nhan Dan)

Nhan Dan-

Hace exactamente 74 años, bajo el sabio liderazgo del Partido Comunista de Vietnam y del Presidente Ho Chi Minh, el pueblo vietnamita se levantó unánimemente para llevar a cabo la gran Revolución de Agosto, sacudirse el yugo de la dominación colonial y feudal, tomar el control del Gobierno, y establecer la República Democrática de Vietnam, el primer Estado democrático popular en el Sudeste Asiático. Vietnam se convirtió en una nación independiente y libre. Su gente gozó de un cambio de vida jamás visto, pasando de ser esclavo a dueño del país y de su propio destino.

La Revolución de Agosto constituye un evento de época. Abrió una hermosa página de la historia en la construcción y defensa nacional del pueblo vietnamita, llevando al país a una era de la independencia asociada con el socialismo.

Por primera vez en la historia, bajo la dirección del Partido Comunista de Vietnam, un nuevo Estado fue fundado, uno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Este gran acontecimiento, además, tuvo una enorme importancia internacional; alentó fuertemente el espíritu y la resolución por parte de las naciones coloniales oprimidas en el mundo, a ponerse de pie y luchar por su independencia.

Durante el arduo camino de lucha tras ese momento, aunque la Revolución vietnamita se encontraba a veces ‘pendiendo de un hilo’ y con apiladas dificultades, el Partido y el Estado, junto con todo el pueblo, llegaron a hacer cosas milagrosas. La resistencia contra los colonialistas franceses resultó victoriosa, siendo el auge la Campaña de Dien Bien Phu que “resonó en cinco continentes e hizo temblar al mundo”. La gran marcha contra la invasión del imperio estadounidense se culminó, con la Ofensiva de la Primavera de 1975, la cual liberó totalmente el sur y reunificó el país.

Luego, cabe destacar el triunfo de las luchas en defensa de la Patria en las fronteras del suroeste y el norte. Especialmente, en la causa de ‘Doi Moi’, o Renovación, iniciada y conducida por el Partido, se cosecharon numerosos logros de un gran significado histórico.

La Revolución de Agosto es la victoria de la sabiduría, la valentía y el indomable espíritu de lucha de todos los vietnamitas, bajo el clarividente liderazgo del Partido Comunista, encabezado por el Presidente Ho Chi Minh. Tal logro evidencia una acertada decisión del pueblo tras llevar décadas en busca de un camino de salvaguardia nacional, así como fue el fruto de varios movimientos revolucionarios lanzados constantemente a lo largo de los 15 años desde el nacimiento del Partido.

Los gloriosos días de agosto de 1945 serán para siempre un hito brillante en la historia nacional y dejan una preciosa lección para la Revolución vietnamita.

Se trata de levantar en alto la bandera de la independencia nacional y del socialismo, de que la empresa revolucionaria es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, y que la fuerza del Partido se origina de un profundo apego al pueblo.

Se trata de consolidar y fomentar, sin cesar, la solidaridad entre los militantes, con la comunidad internacional y la gran unidad nacional.

Enseña también sobre la creación de oportunidades y el saber aprovecharlas, así como un liderazgo atinado y creativo del Partido, elemento principal que decidió el triunfo revolucionario.

Más de 30 años después de que comenzó en Vietnam la Renovación, el espíritu eterno de la Revolución de Agosto ha fortalecido la determinación y el esfuerzo de todo el Partido y el pueblo. Gracias a esto, el país superó el umbral de la pobreza para convertirse en uno en vías de desarrollo.

Ofrece una calidad de vida cada vez mejor a su gente; garantiza la estabilidad política y social, la defensa nacional y la seguridad pública; promueve la socialdemocracia, al tiempo que va ampliando las relaciones exteriores, elevando así cada vez más su prestigio y posición en la palestra internacional.

La labor de construcción del Partido, el Estado de derecho y el sistema político se ve impulsada. El poder nacional creció, lo cual prepara al país para una nueva posición y fuerza a fin de proseguir su desarrollo con buenas perspectivas.

Este 2019, a medida que se repasan los 74 años del éxito de la Revolución de Agosto, se conmemora el 50o aniversario del cumplimiento del Testamento del Presidente Ho Chi Minh, el ingenioso líder del Partido y del pueblo vietnamita, el gran maestro de la Revolución nacional.

En la ocasión, el Partido, el Ejército y el pueblo vietnamitas se centran en promover la solidaridad y la responsabilidad, en aras de superar cualquier obstáculo y edificar una nación cada vez más próspera y hermosa, como lo deseaba siempre el Tío Ho.

En concreto, están decididos a cumplir los objetivos y tareas trazados en el XII Congreso del Partido, así como buscan mejorar la estabilización de la macroeconomía, impulsar la implementación de los tres grandes avances estratégicos de desarrollo socioeconómico, establecidos por dicho órgano legislativo, además de reestructurar la economía mediante renovar el modelo de crecimiento, asegurar el bienestar social y aumentar la calidad de vida de la gente.

En paralelo, se dirigen a cultivar la cultura étnica y los valores de la gente vietnamita, renovar a nivel básico e integral la educación y formación, desarrollar los recursos humanos, intensificar la aplicación de la ciencia y tecnología, y aprovechar las oportunidades de la Cuarta Revolución Industrial.

El Partido, el Ejército y el pueblo se encargan constantemente de cuidar los trabajos de construcción y rectificación del Partido para generar cambios aún más notables; luchar activamente contra la degradación de la ideología política, la ética, el estilo de vida y los fenómenos de “autoevolución” y “autotransformación” dentro de la organización, así como promover el aprendizaje y seguimiento de la ideología, el ejemplo moral y el estilo de vida del Presidente Ho Chi Minh.

Continúan renovando y racionalizando el aparato del sistema político en pos de un funcionamiento más eficiente, así como construyendo un equipo de funcionarios a todos los niveles, especialmente estratégico, que reúnen suficientes cualidades, capacidades y prestigio para las tareas encargadas.

Se enfocan también en los preparativos de los Congresos partidistas de diferentes niveles, con miras al XIII Congreso Nacional, y en conseguir los mejores resultados de los programas y planes trazados para los años 2019 y 2020, a fin de cumplir con éxito la Resolución del XII Congreso.

El espíritu de la Revolución de Agosto es eterno, siendo una abundante fuente de fortaleza para la nación vietnamita en la nueva época, así como apoyándole a preservar y proteger los frutos de la causa de Renovación, mantener firme el objetivo del socialismo, y edificar un país cada vez más próspero y hermoso.

Nhan Dan