Vietnam es el primer país del mundo en reimplantar un miembro amputado de donante vivo

Lunes 24 de febrero de 2020 18:41:06Vietnam es el primer país del mundo en reimplantar un miembro amputado de donante vivo

Los médicos chequean el estado del miembro reimplantado. (Fotografía: Nhan Dan)

Nhan Dan-

El Hospital Central Militar 108, en Hanói, realizó con éxito a principios de este año el reimplante de un miembro amputado a un paciente de 31 años de edad. Este es el primer caso registrado en el Sudeste Asiático y también el primero en el mundo con un donante vivo.

El afortunado fue Pham Van Vuong, residente en la capital vietnamita, quien se sometió en 2016 a la amputación de una parte de su brazo izquierdo, aplastada y deformada en un accidente laboral.

El donante fue una persona ingresada al hospital el 3 de enero de 2020 con el brazo izquierdo gravemente lesionado y se vio obligado a amputarle una sección del mismo.

Cuando observaron que el miembro amputado se podía reimplantar a otra persona necesitada, y por voluntad del paciente y su familia, los médicos de dicho nosocomio realizaron el 22 de enero la operación que ‘devolvería’ a Van Vuong la mano.

Tras ocho horas de operación, lograron recuperar todas las estructuras anatómicas y la perfusión del injerto. Integraron el equipo de aquel día varios expertos en lesiones de la extremidad superior y microcirugía del Hospital Central Militar 108, entre ellos el vicedirector de ese centro, Nguyen The Hoang.

Después de la intervención, el paciente podía mover ligeramente los dedos de la mano reimplantada, y a más de un mes, incluso coger algunos objetos.

De acuerdo con el director del Hospital Central Militar 108, Mai Hong Bang, el reimplante de miembros amputados se aplica con regularidad desde los años 1980, y el nosocomio vietnamita, en particular, llevó a cabo exitosamente decenas de miles de casos.

Más allá, ese hospital domina el reimplante microquirúrgico, una de las técnicas más sofisticadas en la cirugía plástica y la microcirugía vascular y nerviosa, así como consiguió transferirlo a numerosos centros médicos en el país.

El referido caso se consideró aún más complicado por ser un alotrasplante, que normalmente requiere una compatibilidad absoluta entre el donante y el receptor, así como una mayor atención postoperatoria que en la implantación de otros tejidos y órganos, evaluó Nguyen The Hoang.